40 y 20, bien lo decía José José

11-gifs-de-Mr-Bean-que-te-haran-reir-un-rato-5

A través de los años uno de los anhelos más grandes del ser humano ha sido encontrar el amor. Para muchos, el ser solteros es razón para pensar que te falta una parte de ti mismo. Esta búsqueda por estar completos nos ha hecho formular e inventar nuevas y creativas maneras de conocer gente y posibles prospectos para llenar este vacío existencial que en realidad no tenemos ni idea con que chingados se llena. Desde los speed datings en los 90s en los que tenías 20 citas en una hora, hasta las páginas de citas como Match.com y AshleyMadison (que más bien es para buscar una cogidita o poner el cuerno) que han sido causantes de increíble controversia después de que hackearon a la última y publicaron los nombres de algunos clientes que resultaron bastante polémicos. En los más recientes años, con el apogeo de las redes sociales y las aplicaciones para celular se han creado nuevos y más sofisticados sistemas para encontrar el amor. Se creó Tinder y Grindr que es algo así como lo mismo pero para la comunidad LGBT. En fin, me llamo muchísimo la atención la manera en la que opera una aplicación como Tinder, en donde tienes fotos en tu perfil que los demás pueden ver y donde tú puedes ver las fotos de los demás e ir moviendo un dedo, como si nada, picando el tache o el tick. Picar al tache cuando la persona esta fea, como tirándola a la basura totalmente basado en una atracción física que ya ni sabes si es verdadera por eso del photoshop y los filtros.

Con esta facilidad de conocer gente y  tener cierto nivel de anonimato, mucha gente ha empezado a sacar sus guilty pleasures al aire, como los rabos verdes de closet que a veces a duras penas saben utilizar su Smartphone, ya que a ellos les tocó el primer Nokia.

 

Aunque me causó curiosidad esta no pasó a más, hasta que una de mis amigas de la universidad empezó a salir con hombres que conocía ahí. Al primero lo bauticé como ‘Godinez’, un hombre que en la foto salía con su típico traje de oficina y su peinado mostraba como empezaba a tener calvicie prematura. Con solo ver la foto me lo podía imaginar comiendo arroz rojo con huevo duro de un tupper en su pequeño y miserable cubículo. Fueron al cine y al parecer el amor no floreció, porque no se volvieron a ver. Poco después escribió al grupo de whatsapp de mis amigas para avisarnos que saldría con otro, esta vez lo que sabíamos de él era que se llamaba Jerry, tenía 31 años y entrenaba para el Ironman. Cuando nos mandó el screenshot de su perfil de Tinder no pude evitar pensar que este hombre me recordaba muchísimo a George de Polanco, solo que un poco más joven, como de 40. Le dije a mi amiga y me dijo que no fuera ridícula, que Jerry tenia 31 y que irían a cenar a un restaurante asiático de Interlomas. Le dijimos que se cuidara y que nos mantuviera informadas, porque uno nunca sabe con que tipo de psycho te vas a encontrar. Mientras ella estaba en su cita yo fui a mi clásica clase de yoga de los lunes y saliendo, tenía mil mensajes de whatsapp y una nota de voz de mi amiga Ilse diciéndome que Samantha estaba borrachísima en el restaurante y que el tipo tenía 40 y dos hijos.

 

Házme el favor.

-Me entró mi locura de usar Tinder para divertirme un poquito y lo conocí el viernes. En su profile estaba su edad, 31, y una foto en la que se veía súper mamado. Se veía un tipo decente, había estudiado en la Anahuác y había hecho su maestría ahí también en comunicación. Sonaba bien, talvez iba a pegar la cosa y quedamos de cenar el lunes para conocernos mejor. Me marcó ese día porque yo le había dado mi número y ahí fue cuando escuché su voz de señor fresa.

-Ósea súper chavo ruco, agregué yo

Jappanika a las 8 muñeca, ahí nos vemos

-Pensé que iba a ser una buena experiencia, esa primera vez que platicamos le inventé que me gustaba cocinar y pura pendejada para no revelar mi verdadera personalidad. Dije lo que se me ocurrió para que pegara, le dije que no fumaba porque me dijo que le cagaba la gente que fuma, por eso de que era muy fit. Entonces ya, llegué al restaurante antes que él y él llegó en un Vento. Llegó 5 minutos tarde, como para hacerse el interesante.

Ya voy muñeca, te mando mi ubicación.

-Cuando llegó empezó a gritarme desde la entrada del restaurante, súper intenso.

¿Esta es mi amiga Samantha? No mames wey, estas poca madre.

-Un grupo de señoras se me quedaba viendo y yo como… Válgame Dios. Que pedo. Aparte hasta conocía al mesero.

Paquito, tráeme un mezcal. Tomate una copa de vino Samantha, ándale. Paquito tráeme una botella de vino, la que me gusta. No vamos a empedar, no te preocupes.

-La botella estaba súper cara, me di cuenta al final porque la cuenta fue de más de 2,000 pesos y no habíamos comido tanto.

Vamos a brindar, ¡a tu salud muñeca y a tu hermosura!

-Y yo pensaba, puta madre.

Tuve un día de la chingada. Habían tres macuarros afuera de mi oficina y la señora de la limpieza les dice cómo me llamo. Que chingados, que pedo, señora pendeja, voy a cambiar mis oficinas de Tlalnepantla o a Polanco o a Interlomas o a un lugar súper nice. Hueva manejar hasta allá. También voy a conseguir a alguien que haga mis viajes a Guadalajara, ahí también tengo mi arrendadora de coches. ¿Si te había dicho no? Tengo más de 100 coches.

-Si me habías dicho, pero no cuantos coches.

Queremos crecer 10% más este año, ósea nos va de huevos pero queremos crecer un poquito más. Me esta yendo súper chingon en la chamba. Te voy a decir la neta muñeca, soy una persona súper solitaria, las mujeres de mi edad… no te he dicho mi edad ¿verdad?

-Pues, 31 ¿no?

No muñeca, tengo 40 y dos hijos.

 

Ahí fue cuando le confesó quitado de la pena que tenía un hijo de 13 y una hija de 17, 4 años menor que Samantha. Le presumió las escuelas ‘bien’ a las que sus hijos asisten y también la inteligencia de su hija, que quiere entrar a estudiar derecho en la UP, igual que nuestro presidente Enrique Peña Nieto. Que se había casado a los 22 y se había divorciado a los 32, que realmente se había casado porque todos sus amigos lo estaban haciendo y se sentía presionado. Aunque le dije a Samantha que talvez seguía casado y no solo mintió sobre su edad sino también sobre su estado civil, los anillos se quitan.

-Estaba súper intenso, tengo la teoría de que se metía cocaína. Todo el tiempo tocaba su nariz y hacía ruidos raros.

Yo soy pura buena onda, puuuuura buena onda. Las mujeres de mi edad están bien pinches locas, ósea la mayoría están divorciadas (como él )y se quieren ir de antro y de peda, ósea tienen 40 años. 

-Nunca me preguntó nada de mi, ni que estudio, ni en que trabajo, ni nada. Era como nada más su show.

Neta me cuido mamon, de que como verduras orgánicas, todo orgánico. Entreno para el Ironman 6 veces por semana, esta cabrón como me cuido. A veces me da hueva. ¿Tu vas al gym?

-Ocasionalmente… hago ejercicio en mi casa.(Samantha no hace ni madres)

Que bueno wey, esta del culo no hacer gym.

-Mientras hablaba y hablaba yo solo tomaba de mi copita.

Wey y eso que no querías tomar, deja te sirvo más.

-Pero esto fue después de que regañó a Paquito por llevar el vino caliente. Le pregunto sarcásticamente si lo había metido al microondas. Mientras yo en mi mente solo repetía, cena gratis, cena gratis, aguántate Samantha.

Wow, vamos a hacer un súper match tu y yo. Estoy seguro de eso ¿Qué signo eres muñeca?

-Tauro

Tauro y Capricornio están destinados a estar juntos. Neta te siento, te siento. No, no mames.

-Le dije que iba al baño. Ya empezaba a sentirme medio peda. Le hablé a Ilse y le dije que estaba todo de la chingada. Regresé y estaba comiendo mi sushi y solo vi como su lengua se me acercaba. Quiso meterme la lengua mientras comía.

Esta bien muñeca acaba de cenar y luego nos damos unos besos deliciosos.

-Y en mi mente pensaba, no me toques. No, no me vayas a tocar. Y me servía más vino y empezaron los brindis al por mayor.

Brindo por la mujer más intelectual que haya pisado Jappanika, por ella. Wow, es que me encantas, ve tu cara, ve tu pelo, ve tus ojos. Salud.

-No sabía que decirle. Tal vez, tu bronceado esta bonito. Eres medio naranja. Seguro se metía años a la cama de bronceado. Ahí ya me sentía súper borracha. Volví a ir al baño y no sabía que hacer. El wey mandó a alguien a preguntarme si estaba bien, supongo que me tarde mucho.

Ay muñeca acábate la botella, es un vino súper rico.

-Ahí fue cuando me invitó a su casa.

Ya después de aquí podemos ir a mi casa y ponemos música tranquilona así Luis Miguel o Alejandro Fernández.

-No, no gracias.

Mmm a ver, quiero hacer algo contigo. Préstame tu mano. Te la voy a leer. ¿Ya te dije no wey? Soy brujo y veo auras y toda la cosa. Aquí esta tu pasado, mira, antes era turbio y ahora es blanco. Esta mano esta poca madre. Este es tu presente, eres una persona muy disciplinada, tu futuro esta lleno de luz. Yo veo el aura ¿Si te había dicho no? Tu aura es blanca y a veces dorada. Tu vibra esta bien chingona, neta estas poca madre. ¿Estoy sosteniendo tu energía lo sientes? A ver wey, ¿Cómo chingados no lo sientes?

-Aproveche eso para pedir mi Uber. Pidió la cuenta y me decía que fuéramos a su casa, insistía en por lo menos llevarme a mi casa. Tenía que fingir sobriedad. Me acordé que me habías dicho que por nada del mundo le dijera o le enseñara donde vivo. Me metí al uber. Lo último que escuché fue que me gritaba desde el restaurante.

BYE WEY.. TE VEO EL JUEVES

-El señor del Uber me ofreció agua y me llevo sana y salva a mi casa.

 

Pensamos que esta iba a ser la última experiencia de Samantha en Tinder. Antes de hablarme a las 11 de la noche para contarme todo por teléfono ya había bloqueado el numero de Jerry de Interlomas y no podría volver a contactarla.

 

Sin embargo, la curiosidad mató al gato y pocos días después Samantha estableció contacto y llamadas telefónicas con un hombre un poquito mayor, de 49 años. Rodolfo Pieri era un Argentino que había emigrado a México. Como cualquier Argentino, era súper mamón y nada más se quejaba de México y de los mexicanos. También era súper egocéntrico y no le preguntó nada a Samantha de si misma. Lo que sí, fue que soltó la sopa y era una sopa bien fumada. Pieri le contó a mi amiga que es un reconocido actor de TV Azteca, ya que lo googoleamos pudimos ver que es de esos que actúan en telenovelas medio chafas y programas como ‘Lo Que Callamos las Mujeres’ en donde muchas veces es el padre sobreprotector de la niña joven aunque en la vida real se la quiera ligar. En fin, este hombre le confesó que en realidad nunca había querido ser actor, pero en la tele ganaba ‘un montón de plata’. En secreto estaba pensando en como hacer una fortuna con información secreta a la que supuestamente tenía acceso. Su cuñada o algo así, era una monja muy importante en el Vaticano y le había dado todos los detalles y secretos a Pieri. Su plan era aplicar el Wikileaks pero versión TVAzteca y revelar los archivos secretos del Vaticano. Lo de Rodolfo Pieri nunca pasó a más, nunca salieron, ni se conocieron físicamente, todo quedo en simplemente una relación amistosa via teléfono en la que él le externaba siempre que era muy inteligente, que tenia mucho futuro, que era un intelectual, pero había acabado trabajando en la tele porque pues, no tenía de otra.

 

A pesar de todo esto me quede pensando… ¿Qué pensaran los hombres mayores cuando salen o pretenden salir con una mujer más joven?  ¿Qué vamos a creer sus historias fumadísimas? ¿Que nos gusta que nos lean la mano? ¿Qué el color naranja de su piel es natural? ¿Qué no nos damos cuenta cuando nos quieren emborrachar? Aunque también, ¿Porqué como mujeres jóvenes a veces nos atrae el salir o coquetear con hombres mayores? ¿En verdad tenemos daddy issues?

 

Todo se me olvidó cuando Samantha me contó de otro hombre que conoció en esa misma aplicación, era joven, universitario como nosotras. Era carpintero o algo por el estilo. Le gustaba hacer muebles de madera y su inspiración la sacaba de las ardillas. Las ardillas le habían enseñado a hablar con la madera. Jerry de Interlomas me empezó a parecer muy normal desde ahí.

 

*Esta historia es real, sin embargo, algunos nombres y lugares han sido cambiados para proteger la identidad de los mismos.

2 thoughts on “40 y 20, bien lo decía José José

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close