Emmis & Santi go to Valle

Ya tenía ganas de escribir acerca de este viaje aunque pasó hace ya varios meses y si son cercanos a Santi y a mi saben exactamente porque fue un viaje ‘peculiar’. El 12 de Agosto Santiago y yo cumplimos 5 años de ser novios y decidimos hacer un viaje. Yo apenas había empezado a trabajar como traductora en Junio así que digamos que, no me sobraba el dinero. Siempre había querido ir a Valle de Bravo y como la novia pushy que soy convencí a Santiago. Busqué un súper ofertón en la app de Groupon en donde nos cobraban 1500 pesos por dos noches + desayuno incluido en un hotel que se veía de no mamar. Los compramos inmediatamente y llamé para hacer la reservación. Me dijeron que no tenían disponibilidad hasta finales de Septiembre entonces tuvimos que reservar para esa fecha. Me quedé con la idea de que el hotel estaba tan chingón que estaba muy lleno todo el tiempo. Nunca se me ocurrió buscar el hotel en TripAdvisor hasta un día antes y para variar, todas las reseñas eran pésimas. Decían que estaba sucio, que el servicio era nefasto, que la comida era horrible, que las fotos de groupon estaban truqueadas etc. Para los que no lo saben, Santiago es mamonsísimo con la limpieza. Le da asco todo. Siempre tiene que estar todo impecable. Casi nivel obsesivo compulsivo. Me dio muchísimo miedo decirle lo que había leído porque sabía que me iba a armar un pancho y probablemente cancelaría nuestro viaje entonces preferí callar (Lo que callamos las Emmas).

Un  viernes saliendo de trabajar alcancé a Santi en su trabajo y partimos hacía Valle de Bravo. En el camino nos empezó a dar hambre pero como el viaje es bastante corto decidimos esperar hasta llegar allá. El clima era más frío de lo que pensabamos, estaba nublado y lloviendo (primer presagio de que algo saldría mal). Santiago quería que fuéramos primero a dejar nuestras cosas al hotel y luego fuéramos a comer, pero sabía que si llegaba al hotel horrible y tenía hambre se iba a enojar mil veces más. Por fortuna lo pude convencer de ir a comer pizza a un lugar por el centro antes de llegar al hotel. Pancita llena corazón contento 🙂

Después de comer manejamos al hotel que estaba en un lugar rarísimo y súper lejos de todo. Estaba en una zona no tan bonita y la calle estaba muy sola. La verdad es que la casa que acondicionaron como hotel estaba padrísima y tiene una vista hermosa del lago pero si le falta un poco de mantenimiento. Cuando llegamos éramos el único coche en el estacionamiento y como película de miedo, estaba lloviendo, obscuro y al entrar a la recepción no había nadie. De la nada salió una señora viejita que se veía bastante creepy con un perrito miniatura. Nos dio nuestras llaves mientras Santiago miraba la pared asombrado.

S: Mira Emma, todas las celebridades que se han quedado aquí.

En una pared tenían fotos de celebridades en el hotel, desde Enrique Iglesias y Anna Kournikova, hasta el Potrillo con su papá. Pero algo no estaba bien. Todos los backgrounds de las fotos eran iguales. Literal. Mismo sol, mismos camastros, mismo todo.

E: No mames Santiago, obvio es photoshop

Y era photoshop de pésima calidad. (Segundo presagio de que algo saldría mal). En su defensa, Santiago no ve muy bien de lejos y se niega a usar lentes todo el tiempo porque parece Carl Fredericksen. Nuestro cuarto era una cosa enorme llena de telarañas y apestaba a humedad. En este momento quiero añadir que además de que Santiago tiene un trauma con la limpieza, también tiene una aracnofobia bastante… intensa. Mis amigos lo apodan #LADYTARÁNTULA. Yo intentaba poner cara sonriente de :todo esta bien, pero Santiago tenía cara de: te la mamaste Emma y eso me hacia sentir un poco mal. Me acosté en la cama como fingiendo que todo estaba bien y prendí la tele. Santiago cerró la puerta y empujó un mueble hacia ella como para que nadie pudiera abrir.

S: La puerta esta horrible Emma, no cierra bien. Esa señora nos va a matar.

E: Nah, es un hotel muy pintoresco, lo que pasa es que es como bed and breakfast.

S: ¿Ese pelo es tuyo?

E: ¿Cuál? Ah ese, negro y largo. Sí, es mio.

S: No mames Emma, no es tuyo, que asco. No lo puedo creer. No nos vamos a quedar aquí.

E: Obvio si Santi, no pasa nada. Nos la vamos a pasar bien.

S: Bueno, voy al baño.

Santi se metió al baño mientras yo buscaba otros pelos ajenos que esconder y telarañas que quitar. Pero mientras hacia eso, escuché a Santiago hablando por teléfono.

S: ¿Hola? ¿Hotel Avandaro? ¿Tendrán disponibilidad para la noche de hoy? Llegaría en un ratito, sí, le doy el número de mi tarjeta, no se preocupe por el precio, cualquier cuarto que tenga disponible.

La verdad me ganó la risa. Santiago estaba tan asqueado que prefería pagar otro hotel costara lo que costara solo por no quedarse ahí. Cuando salió le dije:

E: Te escuché Santi, pero no manches, me siento mal por la señora, que le vamos a decir. Se ve muy amigable. Me da pena decirle que esta de la chingada esto y que ya nos vamos, llegamos hace como 15 minutos.

Y bueno, ideamos un pésimo plan. El se iba a rifar a inventarle algo a la señora mientras yo corría como loca con todas nuestras pertenencias al vehículo de escape. Lo que no nos esperábamos era que mientras yo corría como loca, la señora estaba afuera y me preguntó que a dónde iba. Soy pésima para mentir y lo único que se me ocurrió fue balbucearle algo de una emergencia. Como 45 segundos después llegó Santiago corriendo al coche como si estuviéramos huyendo de un asesino y nos fuimos al Hotel Avándaro.

Llegamos como 10 minutos después de que Santiago llamó y la verdad es que estaba padrísimo. Los cuartos son como mini cabañas separadas en donde puedes estacionar tu coche. Lo acaban de remodelar entonces todo esta súper lindo y cada quien tiene su propia chimenea. Como el hotel esta dentro de un club de golf lo que más me gustó fue poder salir a caminar por el club. Hay ríos y lagos y muchísimas casas super padres. El hotel tiene una alberca climatizada en donde te puedes asolear súper rico y también canchas de padel y de tennis. Santiago es súper fan de cualquier deporte con raqueta, entonces intentó enseñarme padel y aunque soy pésima nos la pasamos súper bien. La comida esta deliciosa y el servicio es excelente. Les recomiendo este hotel si algún día van a Valle. Lo único malo es que no tiene vista al Lago pero tiene una vista súper linda a las montañas y el campo de golf.

 

 

MORALEJA: NO SEAN CODOS. NO COMPREN GROUPONES PARA HOTELES. SIEMPRE BUSQUEN EN TRIPADVISOR. NO SEAN COMO EMMA.

Algunas fotos:

DSCN0247.jpgimg_5924dscn0229

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close